dissabte, 20 de maig de 2017

JUEVES DE ENCUENTROS

Mi relación con el mar.


   No; yo no nací cerca del mar. Soy natural del interior de Catalunya, y mis primeros paisajes fueron montañas, bancales de cereales y agricultura de secano. Frondosos bosques de pinos, encinas y robledales, así como muchas perdices, gorriones, palomas y otras especies de caza, además de alguna muñeca de trapo, fueron mis compañeros de infancia y de juegos. Entre fuentes escondidas de aguas puras y cristalinas, transcurrió mi niñez.

   A pesar todo y quizás, por ello soy una mujer mediterránea y adicta a la cultura del mar. Porqué ¿quién puede renunciar a una herencia cultural de tantos siglos, y que nos viene dada por línea directa desde la antigua Grecia?  o del viejo  Egipto?
Porque no sólo las ciudades bañadas por el mar, i con espacios de ocio  y de vacaciones son las únicas, que pueden llamarse mediterráneas.  Pueden hacerlo igual porque lo son: la Mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada o el Palacio Real de Madrid. Al igual que a ellos también corre por mis venas sangre salada y en la retina de mis ojos llevo siempre la imagen azul turquesa  con destellos de cobre y plata de las olas al atardecer. Barcelona está toda ella, volcada al mar,  arropada por su ruido y por su olor, por lo tanto es marinera al cien por cien Y es aquí donde he visto crecer a mis hijos y a mis nietas desde hace cuarenta y siete años.

  No obstante, estas aguas tranquilas y quietas que hoy nos acompañan nos han dado algún quebradero de cabeza cuando a espaldas de los guardacostas se han llevado multitud de sueños e ilusiones y el agua se ha enturbiado. Porque se ha hecho de ellas una frontera entre países hermanos. Ahora que parece haberse producido una pausa, disfrutemos de su litoral y de su aire un poco contaminado, pero sabiendo a pescado fresco.

   Muchas gracias por escucharme y por vuestra presencia, que no por escasa ha sido menos interesante, querida y esperada.


Montserrat Sala Porta



dimecres, 10 de maig de 2017

ESTE JUEVES HABLAMOS DE CONTRATOS






El contrato.


Lejos han quedado aquellos dias, en que con una buena encajada de manos y una mirada profunda a lo ojos de de ambas partes,significaba, un pactp tan fuerte como imperecedero. Según me han explicado, mi abuelo que era tratante en ganados, le bastaba con eso para hacer un trato. Un abuelo muy especial que, aunque siendo hijo de un maestro de escuela, jamas quiso aprender ni una letra, y que era tenido por todos como un hombre formal y serio en sus relaciones contractuales con sus compañeros de oficio. Y de números sabia un rato, eso sí, que haya llegado a mis oídos por boca de mi madre o de mis tíos, jamás le engañó nadie, ni  fue engañado.
Si el pobre Joan Porta Burgués, natural de la Torre de Capdella, marido de Maria Perutxo, y padre de cuatro hijos,
levantara la cabeza  y viera como ahora, las gentes mas puestas y pudientes y con más letras que El Quijote. y unas carreras que se miden por años y hacen las trampas cuanto más gordas peor, y que dejan en papel mojado todos los juramentos, que hacen por Dios y por el país, se volvería a la tumba bien convencido que había despertado en otro mundo. Porque estamos en otro mundo, o no?


sinfonic i filles

sinfonic  i filles

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA

ORQUESTA SINFÓNICA DE VIENA
LA MEVA ORQUESTRA PREFERIDA